Skip navigation

Category Archives: mundos paralelos

El valor del tiempo

Anuncios

“Recuérdese la absurda simpleza de la visión que atribuye los importantes males políticos del siglo XX al asesinato del archiduque Fernando en Sarajevo. El razonamiento era simple. Sin asesinato, no habría habido Primera Guerra Mundial. Y sin Primera Guerra Mundial, no habría habido Revolución Rusa ni, por tanto, Stalin. Sin derrota alemana en la guerra, no habría habido Hitler. Sin Hitler, no haría habido genocidio nazi ni Segunda Guerra Mundial, ni armas nucleares, ni, en consecuencia, Hiroshima. Sin Stalin o la Segunda Guerra Mundial es probable que no hubiera habido Mao ni Pol Pot.

Esta visión es absurda aunque cada eslabón de la cadena de razonamiento sea plausible. Para rebatir esta visión tenemos que apelar a tendencias generales. Sin el asesinato, no habría habido Primera Guerra Mundial tal como la conocemos, pero, con la carrera armamentista y el sistema de alianzas existente a la sazón, es muy probable que más adelante hubiera estallado una Primera Guerra Mundial diferente. (Es lícito comparar la situación militar y política de Europa en la primera parte del siglo con una pila de material combustible. si no la incendiaba una chispa en particular de las que volaban a su alrededor, lo haría otra; pero es casi seguro que terminaría por arder.) Sin la Primera Guerra Mundial tal como la conocemos, puede que no se hubiera producido la Revolución de Octubre de 1917, pero la situación en que se hallaba Rusia creaba una gran probabilidad para alguna clase de revolución.

Si nos apartamos de la historia tal como ocurrió, el pensamiento se vuelve más especulativo. Una revolución rusa diferente ¿habría evitado el estalinismo? Una Primera Guerra Mundial distinta, comenzada uno o dos años después ¿habría terminado con una victoria alemana? ¿Habría muerto Hitler en ella? No tenemos manera de responder estas preguntas.

Pero si damos todavía un paso más en esta dirección, llegamos a una región en la que pueden hacerse algunas sugerencias plausibles. Así como es posible ver la Europa de comienzos de siglo como una pila de material combustible, así también es posible considerar en la psicología humana una marcada propensión tanto a dejarse atrapar en el conflicto como ala crueldad y a la matanza en masa. Las guerras del siglo XX, las masacres y los genocidios derivan de la combinación de esta psicología con la tecnología moderna. Lo que parece probable es que, aún sin Sarajevo, sin Stalin o Hitler, la tecnología destructiva no habría dejado de desarrollarse ni utilitzarse. (Aquí, tal vez sea adecuado un sombrío gesto de asentimiento a la frase de Heidegger acerca del encuentro planetario con la tecnología.)”

Glover, Jonathan – “Humanidad e inhumanidad: Una historia moral del Siglo XX” (1999)

“Lo que nunca ocurrió en ocasiones es lo más difícil de olvidar.”

Arturo Pérez Reverte